Éche o que hai

Unha ollada crítica (e asocial) ao tenderete alimentario.

Inocentes

Posted by etxeoquehai o Decembro 27, 2011

Boas. Se o ano pasado, por estas datas, publicaba un  conto de Nadal, que nin se desenvolvía no Nadal nin era un conto, este ano vou tentar espertar en vostedes ese lado infantil que estou seguro que posúen, por máis agachado que estea. E cando digo “infantil” non me estou a referir ao arrecendo a Nenuco, nin a todos eses tópicos que converten a infancia no tempo da ledicia e da brancura. Antes ao contrario, pretendo resaltar ese lado sádico, ás veces raiano na sicopatía, que agacha o comportamento dos nenos baixo a fachada da inocencia, e que queda despois sepultado na madurez baixo moreas de convencións sociais. De feito, ás veces dame en pensar que Herodes  foi un persoaxe inxustamente tratado pola Historia e que, nun mundo máis xusto, podería ser perfectamente cualificado como paradigma da filantropía. Bueno, aquí seica paseime un anaquiño, pero vostedes seguro que entenden o que quero dicir.

Desta trátase de algo que escoitei pola radio un día de primavera, concretamente a véspera do Día da Nai, e que me sumíu primeiro na perplexidade e despois na maior das hilaridades. Só tempo despois, unha vez asimilado, decateime do seu profundo sentido metafórico, que é o que lles quero propor a vostedes.

 O noso protagonista está relacionado co mundo do gastromonsergueo, mundo  que, como vostedes saben, non me suscita outra cousa que simpatías. E dentro dese benéfico universo, existe un persoaxe singular: cociñeiro, altogastrónomo, rockeiro, moteiro, pizpireto e dicharachero. Sobre todo dicharachero. Trátase de Sergi Arola, que ten a virtude de espertar en min a maior das tenruras, tal como se se tratase dun teletubbie.

A historia –que seguramente moitos de vostedes coñecen de ouvidas e algúns seguro que a escoitaron en directo- desenvólvese o día 30 de abril de 2010, dentro do programa da Ser “a vivir que son dos días”, conducido por Montserrat Dominguez, e no microespazo dos sábados dedicado a gastronomía. Nesa ocasión o amigo Sergi era noticia pola súa xenerosidade: a semana precedente, un grupo de amas de casa tiveran a enorme honra de asistiren –na súa condición de nais- como convidadas a executar os seus humildes platillos domésticos ás cociñas do restaurante do altogastrónomo. Nin por un momento pensen vostedes que se trataba dunha actividade publicitaria –que o evento fora recollido polos medios foi pura casualidade-: tratábase dunha homenaxe “a las madres de España” polo cal “cinco madres de diferentes puntos de España se han enfundado el delantal y el gorro de cocina para cumplir el sueño de todos los amantes de la cocina, convertirse en chefs por un día en la cocina de uno de los más grandes”. Nada menos.

O que aconteceu nese sarao e as metafóricas consecuencias para o tema que nos ocupa foron recollidas no programa de radio. Tras moito pescudar e non pouca aplicación de enxeño –non lembraba a data e o podcast xa non está dispoñíbel – teño o pracer de lles ofrecer a vostedes este impagábel documento sonoro.

Pero como sei que moitos de vostedes son tirando a preguicieros permítome –lembren que un é un filántropo- un extracto co máis salientábel da intervención, acotando, como sempre en bermello, a miña propia e inocente interpretación:

[Tras presentar o tema da asistencia das nais á cociña do templo gastronómico, a conversa segue nestes termos]

(00:44)

Arola: No, la verdad es que fue una fiesta.

Domínguez: Una invasión en toda regla.

Arola: Bueno, pero una invasión bastante amistosa. No olvides que los cocineros, por muy estrellados que seamos, por mucho curriculum, muchos premios que tengamos,  la mayoría, por no decir todos, creo que en algún momento hemos sido hijos, o nietos, o algo parecido, con lo cual pues cambiar el rol por un día, -por un día, eh?- de ser el que manda por ser un mandado tiene su punto…..

[Por la boca muere el pez, versión 1.0. É o que pasa por ser dicharachero, ao tempo que explica por fin o milagre Adriá: foi “algo parecido” ao nacer]

(1:49)

Domínguez: Ahora me cuentas tú que prepararon estas madres. Pero dime, ¿tú qué receta especial recuerdas de tu casa?.

Arola: Pues mira, ¿sabes que pasa? Primero, a mi madre no le gustaba cocinar, punto uno, no le gustaba. A mi abuela si, pero a mi madre no le gustaba nada, nada cocinar. Entonces ella hacía un esfuerzo importante sobre todo el día de mi cumpleaños por prepararme unos ravioli rellenos de carne, gratinados con bechamel y queso [hummmm…. Susurra Domínguez, eu diría que voluptuosamente]. Tú tienes que tener en cuenta que la cocina de nuestras madres, de nuestras abuelas, transciende lo meramente técnico. Es decir, a mí cuando la gente me dice: es que mi madre cocinaba muy bien,  digo:  no, a ti te da la sensacion de que tu madre es la mejor porque es tu madre, pero técnicamente evidentemente no se puede comparar una cocina con otra ,no?

[Ollo!!!. Aparecen por primeira vez os ravioli, que formarán parte do destino tráxico desta historia. Permanezan atentos.

Por la boca muere el pez, versión 2.0. A nai de Arola non cociñaba, quitando os ravioli. E Arola evientemente coñece a limitación técnica da totalidade das nais dos seus interlocutores, seguramente por inspiración divina, razón que explica a rotundidade do afirmado. Este muchacho é un crack, e o feito de que en moitos restaurantes famosos a iniciadora fose unha nai non é máis ca unha lenda urbá]

Domínguez: No, son diferentes, pero sí que tienen un valor añadido, sí que hay trucos y en la cocina de las madres que luego algunos habeis recuperado también para vuestras cocinas requetepremiadas.

Arola: Sabes que pasa? Yo creo que ha habido…. además han habido una serie de cocineros en televisión,  fundamentalmente Carlos Arguiñano, que,  a partir de recuperar, o de hacer ver que recuperaba, [obsérvese esa pizpireta colleja que o altogastrónomo aplica á estrela mediática, así, como sin querer] esos trucos domésticos, esos trucos caseros en la tv, pues en casa ese trabajo abnegado, en muchos casos absolutamente desagradecido, que hacen  la mayoria, la gran mayoría de las madres se ha visto recompensado porque cuando la gente lo ve en la tele es bueno. O sea tú al final lo haces en casa y nadie le hace [sic] importancia. Ahora:  lo haces en la tele y bueno, entonces ya es otra cosa.

Domínguez: Es verdad. Yo estoy pensando, ¿sabes en qué? en las albondigas de mi madre…..

Arola: ¿Sabes que eso es lo primero que hice? El primer recuerdo gastronómico que tengo de mi infancia es ayudando a mi abuela a hacerlas, pero es que lo bueno es que el primer recuerdo gastronómico que tengo de mis hijas es ayudando a Sara a hacer, no en este caso albóndigas, sino las mini pelotas para la escudella….

[De acordo con isto, e cunha afirmación posterior de que el non fai natillas, avívase a sospeita de que o amigo Sergi fai como a súa nai…. Na casa non cociña]

Domínguez: Oye… ¿ y tus hijas qué te piden a tí?

Arola: Pues de todo, la verdad es que de todo, la verdad es que tengo las….

Domínguez: Pero hay algo que te digan: Jo, papá…..

Arola: Cuidado con lo que dices que me están mirando, jejeje….. Yo tengo a Carla aquí, si se lo quieres preguntar a ella…..

[ai, Sergi, Sergi….. obviamente non escoitaras falar de Herodes…. Por que non estarás caladiño de cando en vez?]

Domínguez: Venga, a ver, Carla, dile que se ponga…… Oye, Carla, tu cuando te apetece comer algo que prepare papá especialmente bien, ¿qué le pides?…..

[Carla fala como unha miniatura do seu pai, pero adivíñase un aquel sádico que terá consecuencias….]

Carla: Bueeenoooo. Hay muchas opciones, pero si tengo que elegir… hummmm…. Pues elegiría los raviolis……

Domínguez:  Ahhhhh… los raviolis! Como los que le hacia su madre  a él…..!

[Hehehe….. os ravioli atacan de novo….]

Carla: Si, pero como no he probado los de su madre no puedo decir nada…..

Domínguez:  Y  ¿sabes qué le pone dentro a los raviolis o son sólo de pasta?

Carla: No, no…. Son unos que compramos, que están muy bien,  que son de carne, simplemente…..

[eeeeeeehhhhhhhhhhh???]

Domínguez:  Que bien, y esos te gustan a ti….. Bueno, Arola, Arola, lo que acaba de decir Carla que los compráis [escoitase ao altogastrónomo decir, ao fondo: pero yo me curro la saaaalsaaaaaa], espero que no sea un plato precocinado, jeje… espero que no sea un plato precocinado, eh?… no, no…..

Arola: (Risa falsa, desas de tierra trágame, pordió)……….

(Domínguez cambia de tema…..)

E aquí remata a fábula de Inocentes. Se algún de vostedes aínda pensa que a de Carla foi unha resposta “inocente”, desengánense, meus, que obviamente o que quería a criatura era botar a preparación técnica do pai ao cubo do lixo, por outra parte sen éxito ningún. O amigo Sergi continúa no tallo radiofónico explicando urbi et orbe o que está ben e o que está mal. Non volveu falar de ravioli, iso si……

So me resta engadir unha cousiña. Montserrat, compañeira, espabila: coñeces algún ravioli comprado que non sexa precociñado??

E, para celebrar estas festas, déixolles o máis parecido a unha panxoliña do meu repertorio: Unha canción de Dave Mason, fugazmente integrado en Traffic -como saben, a única banda pola que eu mataría gustoso-, interpretada moitas veces por estes e polo finado Jim Capaldi e popularizada por Joe Cocker. Estou a falar de Feelin’ Alright

About these ads

8 Respostas to “Inocentes”

  1. starbase said

    Pero Traffic no era una peli?

    De Arola poco tengo que añadir, salvo que quizá por eso este año a sus churumbeles ya no los saca en el anuncio del supermercado de los cabezas cuadradas… una cosa es el amor paterno y otra cosa andar jugándose la huevera profesional por ahí. Un sinsentido.

  2. eSedidió said

    En tratándose dun tipo que recoñece que nun tempo foi siareiro de bon jovi, xa nin me molesto en responder máis que cun par de ligazóns pedagóxicas

    Traffic nos seus mellores tempos (1972)

    E nada menos que Mason, Winwood e Capaldi nunha tremenda versión do feelin’alright de 2004

    De nada

  3. starbase said

    Lo de Bon Jovi no es grave, al fin y al cabo alimento secretamente mi excusa del desequilibrio hormonal adolescente y tal. Lo de que me pirre el último de Amaral ya me preocupa más básicamente porque me pirra mucho y además es el presente. Quizá me sirva la crisis de los 40 como parapeto mental.

    Eso sí, agradeciéndo el proselitismo no puedo dejar de subrayar que me sorprende que su poca queréncia hacia las mómias (marinas y en salazón) no se extienda también al universo musical. Menudos bacalaos… :-P

  4. eSedidió said

    1.- A gravidade ou non da conductas déixase xeralmente nas mans da policía, os xuices ou os siquiatras, non na do suxeito en cuestión. Agora ben: supoñamos que o argumento é válido. O que xa non ten nome é o de Amaral. Bueno, ao mellor si, tendo en conta a súa querencia pola produción “literaria” do noso Santo Adriá. En serio, meu, acepte o consello fraternal, déixese de crise dos 40 e vaia a urxencias. Ai, non, que lle van cobrar…..

    2.- No outro é que xa nin me molesto en contestar, por razóns obvias. Moderno, máis que moderno.

  5. starbase said

    Hoyga!, que eu son coherente: a mi SÍ que me gusta el bacallau. E gozei moito con os dos videos :)

  6. eSedidió said

    Non me confunda o bacallau cun Porto de cen anos, faga o favor.

    Polo demáis, adeus, merda de ano vello. A ver que pasa o vindeiro, deséxolle o mellor a vostede e ao resto dos visitantes.

  7. Una vez más me hace usted sonreir -que bueno que viniste pibe!-.
    Los raviolis… ese platillo tan catalán, es también un hecho diferencial, se lo digo yo, como la empanada de ustedes, pa que me entienda. Yo me los como directamente de la lata, con los dedos llenos de salsa y me relamo (como en la película, lo ha probado usted alguna vez???.
    Es un recuerdo de juventud trasnochada, de asalto a la despensa y de hambre cannabica, no me lo tenga en cuenta.
    Este año ya ha empezado peor que el que se fue pero no evita eso que le desee a usted toda suerte de parabienes futuros.
    Nosotros brindaremos por usted este próximo domingo dm, no se asuste, también cantaremos por usted y lloverá, fijo que lo verá (y escuchará, yo me encargo) ;-) Japi niu lliar mai fren

    No se preocupe, ya me voy pal sanatorio, no hace falta que mande a buscarme, que se ir solito.

  8. eSedidió said

    Hacerte sonreir, aunque sea un momento, es una alegría en estos tiempos de mierda. De ese se trataba, no? A mi es que en realidad los ravioli no me gustan. Claro que no he probado los del Sergi. Ni los de su madre.

    espero con ansiedad el relato del desayuno de tenedor.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir este blog

Recibe aviso de cada artigo novo no teu correo electrónico.

%d bloggers like this: